¿Volvieron los incendios o nunca se fueron?

Por José Bruselario

El humo volvió por la rotación de los vientos, otra vez cuesta respirar, otra vez las cenizas cubriendo los patios. El problema nunca se fue, nunca se resolvió, y todo sigue impunemente igual.

Las causas son diversas, y todavía sin una clara explicación, los responsables no aparecen y los funcionarios permanecen inmóviles, sin accionar una sola herramienta del estado, como meros espectadores, incluso tirando comunicados al aire diciendo que van a denunciar. Cuando ellos mismos deberían ser denunciados por incumplimiento de sus deberes.

Según una entrevista periodística efectuada en radio María Argentina, el 26/08/22 en el programa “Solo por hoy” de Javier Cámara, al Dr. Gustavo Gómez, fiscal federal de Tucumán, afirma que se sentó precedente. La Cámara Federal de la Nación en Santiago del Estero, dio un giro jurisprudencial dando competencia federal contra los delitos de daño y estrago por quema de pastizales. La cámara de San Nicolás y la cámara de Rosario dictaron sentencia aduciendo que se está en presencia de un delito federal.

Además menciona que, la Corte Suprema en el 2020 dijo que había que formar un comité entre las tres provincias (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos) y algunos municipios, que prevenga y trate los casos de incendios para detener a los responsables. La sentencia está firme y no se formó el comité en todo este tiempo, por lo cual se incurrió en un Incumplimiento de funciones administrativas por parte de las autoridades provinciales (Gobernadores de estas tres provincias e intendentes involucrados).
La causa “Mendoza” es otro de los precedentes sobre fallos ambientales, significando un fallo histórico ya que obliga al Estado a dar respuesta a una grave situación social y ambiental, que afecta de manera directa a más de dos millones de personas en torno a la cuenca Matanza – Riachuelo.

La quema como práctica de manejo

La quema de pastizales, en las islas del delta entrerriano, es una práctica habitual entre los productores ganaderos. Esta técnica consiste en un cierto manejo de pastizales, donde se quema el rastrojo y el pasto seco, para dar lugar al rebrote y los renuevos verdes. Esta actividad se realiza principalmente a fines del invierno, en agosto/ principio de septiembre sin extenderse mucho más, ya que luego comienza el periodo de mayor índice de crecimiento de las pasturas. De acuerdo a lo antedicho, se puede inferir que los nuevos focos de incendio no serían directamente relacionados al sector ganadero. Debido a que esta práctica sería poco conveniente a esta altura del año desde la mirada productiva, además de irresponsable desde la mirada ambiental.

Entonces, ¿Por qué sigue habiendo nuevos focos de incendios? Entre las hipótesis del ciudadano de a pie podemos encontrar un sinnúmero de respuestas, siendo las más escuchadas: “es todo intencional, seguro hay un negocio inmobiliario detrás, son los productores del campo, los políticos son los dueños de las islas”. Estas hipótesis no tienen una conclusión y lo cierto es que seguimos sin responsables, se sigue sin investigar y no se toman medidas para prevenir que este desastre siga.

El estado mediante sus funcionarios tiene todas los medios para controlar el problema: tiene poder de policía, tiene herramientas legislativas y judiciales, pero además el ejecutivo puede prevenir y sofocar los incendios, incluso puede generar incentivos que desalienten estas prácticas. Sin embargo, nadie se hace cargo y las víctimas siguen siendo el ecosistema y cada uno de los ciudadanos.

El humo volvió, otra vez cuesta respirar, otra vez las cenizas cubriendo los patios. El problema nunca se fue, nunca se resolvió, y todo sigue impunemente igual.

Ir arriba